05 marzo 2006

Baloncesto matutino

Debo confesar que yo, madridista de pro, he disfrutado como un cochino jabalí con la victoria del Estudiantes esta mañana de Domingo en la difícil pista del Pamesa de Valencia. Hablo de baloncesto, claro. El que en una época se llegó a considerar el segundo deporte de España. El futbol es mi pasión, pero el baloncesto es el deporte que he practicado durante muchos años y del que creo saber alguna cosilla... aunque siga sin saber qué leches es exactamente un pick and roll.

De todos modos he disfrutado con el partido, retransmitido por TeleMadrid. Ya el no oir la voz de Pedro Barthe es un alivio; su tonillo me trae a la memoria tristes recuerdos de muchas derrotas del Real Madrid, ante las cuales el citado Barthe poco menos que se descojonaba. Con el paso de los años Barthe algo ha aprendido de baloncesto, no obstante, su antimadridismo sigue intacto. "Indio" Díaz, en TeleMadrid, no es que sea un comentarista excelso pero al menos no me revuelve el estómago, lo cual me permite concentrarme en el juego.

Oye, será el eterno rival del Madrid, pero da gusto ver jugar a Sergio Rodríguez, Carlos Jiménez, Carlos Suárez y compañía. Ganaron un partido después de ir perdiendo desde el minuto 1; defendiendo fuerte pero también atacando con sentido, con alternativas, mezclando juego interior con el exterior. Nada que ver con el tostón de ataque del Real Madrid, donde los aclarados para que Bullock o Rakocevic se la jueguen (se la chupen) son la única posibilidad que Maljkovic contempla. Que gusto ver un equipo donde el base, los bases en realidad (el citado Sergio Rodríguez y Nacho Azofra), es algo más que un mero botador de balón. Así que nada, sigo siendo del Madrid, pero no por eso dejo de apreciar a los buenos jugadores, incluso a los del Ramiro.


1 comentario:

marbellera dijo...

Me gusta mucho tu carácter de buen aficionado al baloncesto.
Málaga es baloncestera al máximo: los boquerones del Unicaja llenan el Martín Carpena en cada partido y todos esperan a que salga un socio para sacarse el abono.
Y tendría que explicar también lo del maldito atleti en Marbella. El colmmo para una madrileña.