03 febrero 2007

Mas cine, por favor (IV)

Hablaba yo hace unos meses del sorpresivo cierre (para mí) de uno de los pocos cines de mi barrio, el Duplex, aquel donde se proyectó Tommy y a cuya salida se esperaban los mods y los rockers para ostiarse. Hoy he comprobado con horror que la epidemia se extiende; se han cerrado el Tívoli, el Benlliure y se anuncia el cierre de otros dos iconos madrileños: el Avenida y el Palacio de la Música. Un horror. Una pena.

He oido mil veces el argumento de la falta de rentabilidad de estos locales, pero creo que los madrileños nos merecíamos otras solucciones. Queremos otras solucciones que la de convertir el sitio de nuestro recreo en tiendas y más tiendas. Venta a plazos y pague cuando pueda. La Gran Vía de Madrid es la arteria pricipal de la ciudad y me niego a pensar que se pueda ver reducida a un gigantesco centro comercial donde en vez de los estrenos de la semana aparezcan anuncios de rebajas. El cambio de la legislación municipal sobre los locales cinematográficos y su uso en exclusiva está claro que ha abierto las puertas a la masacre de los cines existentes.

Estamos en época de elecciones, queridos ciudadan@s. Es hora de pedirles a los candidatos que tengan en cuenta algo más que el precio del abono-transporte o la longitud de los túneles a inagurar. Los cines de Madrid están en peligro de extinción y está en su mano hacer algo. Y nosotros tenemos que exigirlo, o corremos el riesgo de encontrarnos con una Gran Vía convertida en un erial, tras el cierre de los comercios.


1 comentario:

Jaime dijo...

Qué va, los políticos están demasiado ocupados inaugurando o cerrando la Gran Vía al tráfico... a este paso, el que quiera cine se va a tener que ir al quinto pino