31 mayo 2011

Tebeos

Salgo del cine encantado tras ver como Thor machaca gigantes de hielo como si fueran... ¿polos de hielo? La verdad es que hasta ahora todas las adaptaciones de comics de la Marvel (las de los últimos tiempos me refiero, no aquellas penosas como Capitán América) me han encantado. Ya fuera por los efectos especiales, por los actores o por el cariño que tuviera a los personajes (sí, también me gustó Daredevil, aunque fuera por ver a Jennifer Garner como Elektra). La verdad es que las películas basadas en comics de super-héroes tienen la ventaja de poder escoger entre cientos de guiones y miles de historias, desarrolladas en millones de páginas y, encima, con la ventaja de saber de antemano cuales fueron más populares o qué enfoque del personaje gustó más los lectores de ayer, los espectadores de hoy.


Ahora que los efectos especiales, la animación por ordenador, la tecnología 3D y en fin, todos los avances permiten mostrar en la pantalla la cantidad increible de poderes y cataclismos que acompañan las aventuras de los personajes creados por Stan Lee, Jack Kirby y compañía, sólamente les queda a los productores sentarse y elegir las historias que quieren llevar a la gran pantalla. Y funcionan, que es lo más grande.


Ahora se anuncian la precuela de X-Men, una nueva versión de Capitán América y, como no, Los Vengadores. Muchas horas de diversión que espero estén a la altura de esas cientos, miles de páginas que he ido devorando a lo largo de los años, los tebeos de siempre.

2 comentarios:

Pau dijo...

A mí me pasa todo lo contrario. No me convence ninguna. Al final sólo las veo si las echan en la tele.

Jaime Ortega dijo...

A mí me gustó: cierto que Jack Kirby y Stan Lee les daban sopas con hondas, pero algo es algo. Y a ver qué tal la precuela de la Patrulla-X