17 junio 2007

Cuestión de experiencia

Han pasado unas semanas de su despedida, pero no quiero dejar de reseñar que siento de verdad la salida de Pedro Barthe de TVE. Yo me inicié en el baloncesto oyendo los comentarios del legendario Hector Quiroga (sí, niños y niñas, fue un señor que salía por la tele y hablaba de baloncesto), pero su muerte elevó a los altares de las retransmisiones a Don Pedro Barthe, de profesión antimadridista, poseedor de una mente propia y dueño de un profundo conocimiento del juego que tanto amamos.

Claro que con el paso del tiempo su fobia al Real Madrid se fue suavizando (desde aquellos "¡Ganamos de 10!" que se le escapaban cuando el que iba arriba en el marcador era la Penya o el Barcelona) y en las últimas temporadas había encontrado una especie de paz espiritual que hacía que oirle comentar partidos fuera una delicia, ya que a su sabiduría se había unido una especie de fina ironía que sólo el paso de los años y el estar de vuelta de casi todo te puede proporcionar. A ello se unió que había encontrado en Joan Creus y Fernando Romay los compañeros perfectos de retransmisión. Se notaba que los tres disfrutaban viendo cualquier partido y charlando. Y yo también disfruté mucho, ya digo, de esta última etapa de Pedro como comentarista... todo lo que no había disfrutado con los comentarios del inefable Ignacio Calvo, el único locutor que con el paso de los años cada vez parecía que sabía menos del deporte que comentaba.

Por todo ello, y por muchas otras cosas que podéis leer aquí, te doy las gracias Pedro y deseo que tu nueva vida lejos de la televisión (pero no lejos de las canchas) sea tan larga y fructífera como hasta ahora. Muchas gracias y que seas feliz.

1 comentario:

marbellera dijo...

Es una pena la prejubilación forzosa de esos profesionales de verdad que reconocemos por su voz o cara.
Quiero señalar tambiéna Iñaki Peña de Trébede, el programa de cantos regionales (vivan las gaitas) y ecología de radio 3.