30 septiembre 2010

Rescue me!

Aún tengo, no creáis, días en los que me gustaría liarme a tirar botes de judías a la gente mientras compro en el SuperOlé, tras ser apretujado, atropellado, vejado e ignorado por las señoras que van a su p*ta bola. Máxime después de un día estúpido como el de ayer , el de la mini-huelga. En esos momentos no funcionan las respiraciones ni las visualizaciones. Lo único que me rescata del mundanal ruido (y de los mundanales olores, que esa es otra) es escuchar a todo volumen a los Pizzicato Five, que consiguen transportarme a un mundo de personas civilizadas y martinis mezclados, no agitados.

1 comentario:

Jaime Ortega dijo...

Ánimo. Aunque a lo mejor en el Carreful hay menos cola, igual esto te anima un poco...
http://www.youtube.com/watch?v=j-7cB9AAk-k

Saludos