04 octubre 2006

24 horas más

Pues ya he podido ver, grabados, los últimos cuatro episodios de la serie 24 que Antena 3 emitió el pasado Domingo. Cosas de ser padre, que se acumula el "trabajo". Por lo pronto, esta temporada me ha gustado bastante, más que la anterior, casi, y muchísimo más que la segunda y tercera. Jack Bauer sigue siendo un asesinohijoputa, pero es un asesinohijoputa que mola.



¿Dónde ha comprado esa mochila-bandolera en la que cabe de todo, desde la pistola, hasta el satélite famoso, pasando por la navaja multiusos? Y no se ensucia casi nada, oiga. ¿Cómo leches puede Cloe O'Brian recolocar un satélite en un periquete, colarse en los archivos secretos de la ANS o abrir canales como quien abre una lata de cerveza si yo me tiro media hora para que Windows se inicie? La serie no me cansa después de cinco años, lo cual es mucho considerando que Perdidos me empieza a aburrir y hace un tiempo que CSI me da la impresión de repetirse cual ajoarriero. Espero impaciente el trailer que avanzará la sexta temporada de 24 (sí, claro que hay sexta temporada... ¿qué os creíais, que iban a dejar al pobre Jack en manos de los chinos? ¡Y hasta en una película están pensando!). Mientras tanto, podremos disfrutar de la versión que ese animal cinematográfico que es Nacho Vigalondo ha realizado para La Hora Chanante. Jack, vuelve pronto, que hay un ácido bórico por aquí que reclama tu atención.

1 comentario:

Jaime dijo...

"Jack Bauer perdió un día las llaves y se torturó a sí mismo hasta que confesó dónde se encontraban" Es que el Bauer es Superman, pero sin capa y sin moñadas de esas...