01 abril 2007

300

Ya sé que no se deben trasladar hechos históricos a la realidad actual, pero ,¡qué leches! si otros lo hacen (los nacionalistas, los de la memoria histórica, los musulmanes todos) pues yo también lo puedo hacer. Si el rey Leónidas vivese hoy en día le llamarían de fascista para arriba, y le impedirían por todos los (muy democráticos) medios que fuese a defender su patria, su pueblo y su modo de vida. Le dirían que no, que hay que plegarse a las exigencias de los persas, ya que lo que está de moda es la alianza de civilizaciones, no el sentirse orgulloso de dónde y de cómo se vive. Que los invasores nos iban a aportar muchas cosas y que, si por el camino perdíamos nuestras identidad y todo aquello por lo que habíamos luchado durante siglos, eran una minucia a cambio de la paz. Que tipo de paz era esa no se lo dirían a Leonidas, pero el sospecharía que era la paz de los esclavos, que no son dueños ni de su vida ni casi de sus pensamientos.



Como dice Juan Manuel de Prada en un artículo sobre la fabulosa película de Zack Snyder, lo más positivo de 300 es que enseñará a los chavalucos (ya que seguro no lo aprenderán en el colegio) que hace 2500 años hubo unos hombres que se plantaron y defendieron la libertad de los suyos contra viento y marea. Y que gracias al sacrificio de Leonidas y los 300 ahora somos como somos y disfrutamos de la vida que tenemos. Y que no todo es relativo, que no todo da igual y que no tenemos porqué templar gaitas a nadie ni ceder nuestras libertades en nombre de una quimérica alianza de civilizaciones. Si 300 espartanos no se rindieron ni cuando lo tenían todo perdido, no veo por qué debemos de hacerlo nosotros ahora.

1 comentario:

marbellera dijo...

¿Te he contado alguna vez lo de la mora y la piscina? El administrador de comunidad de propietarios recibió una denuncia de una mora de Puerto Banús porque en las normas de su piscina pone que está prohibido bañarse vestido. Sí, hay que leerlo dos veces para entenderlo.